Delicadeza y paciencia, además de visión y talento, son algunas de las características más sobresalientes que debe de tener un chef de prestigio, sobre todo un especialista en la gastronomía japonesa, basta ver platillos del menú, para entender que el Chef Makoto cumple con estas características de sobremanera.

Es difícil ver en un menú el Nameraka, ¿por qué? Por la delicadeza que encierran sus ingredientes, sin embargo, en Makoto Polanco se muestra con orgullo para deleite de sus comensales que piden el platillo con la certeza que será un vaivén exquisito para el paladar. Un torbellino de elementos que se mezclan con sutileza para en un todo regalarnos una catarsis plena de cada uno de los ingredientes.

Realizado con Hummus de berenjena y tofu, tapenade de edamames, edamame y chips de arroz, el Nameraka se alza como uno de los platillos fríos más solicitados del menú gracias, no solo al sabor del platillo, sino a la presentación del mismo, la cual fusiona los colores y los armoniza de una forma exquisita no solo, al paladar sino a los ojos.

Como dato curioso, el Nameraka no es un platillo común en cualquier menú japonés, pues su compleja elaboración forma parte del exquisito arte que solo los lugares de alcurnia gastronomía japonesa presentan, por supuesto, Makoto Polanco, es uno de ellos.